sábado, 7 de julio de 2012

APROVECHANDO EL VERANO PARA REFORZAR LO APRENDIDO...ALGUNOS CONSEJOS...


Llegó finalmente el verano y con él las ganas de ir a la piscina, de ver la tele, dormir hasta tarde y en definitiva, de no hacer nada. Y es que las vacaciones de verano son un paréntesis demasiado largo en el que los niños olvidan lo que han aprendido durante el año si no repasan o se les programa actividades para hacer durante el día. Con una buena planificación, los niños tendrán tiempo de hacer de todo y de no quedarse en un vacío de aprendizaje que no les beneficia en absoluto

Si los niños no repasan durante las vacaciones no sólo nos encontramos ante la pérdida de conocimientos, sino también del tiempo empleado por los profesores en enseñarles. Además cuando comiencen las clases los maestros deberán volver a recordar los conceptos del curso anterior, en lugar de seguir avanzando.

Reforzar lo aprendido durante el curso le será de gran ayuda en septiembre.

Para ello es fundamental conocer qué contenidos educativos son necesarios reforzar durante el verano. Además, al niño le resultará entretenido y divertido si sabemos cómo motivarle. Comprender por qué es fundamental que repase en verano ayudará a mejorar el adecuado desarrollo educativo del niño.

¿Por qué es conveniente repasar en verano?

Son muchos los motivos que demuestran que repasar durante los meses de verano beneficiará al niño no solamente a nivel académico sino también a nivel personal.

Hay contenidos escolares que son necesarios trabajar a pesar de que las notas hayan sido buenas. Reforzar todo lo relacionado con la lectura, la escritura y el cálculo, servirá para mantener un buen nivel académico y aprender de una forma más relajada y divertida.

Si conseguimos que el niño empiece el curso con las materias asentadas, le será más fácil adquirir nuevos conocimientos. Por lo tanto se sentirá motivado hacia nuevos aprendizajes.

Repasar y reforzar materias en verano son además formas de combatir el aburrimiento. Esta puede ser otra alternativa para ocupar sus momentos de ocio.

Si durante el curso determinadas asignaturas le han costado mucho esfuerzo, no cabe duda de que el verano es el mejor momento para poner al día asignaturas en las que ha habido dificultades de aprendizaje.

¿Qué contenidos hay que repasar?

Lo primero, hablar con su tutora

Sería conveniente que antes de que termine el colegio en verano se tuviera la oportunidad de mantener una reunión con el/la tutor/ra de la clase.

Además de repasar las notas obtenidas por el niño en las diferentes materias, es conveniente que la tutora nos señale qué materias o conocimientos debe reforzar y repasar el niño para el curso que viene.

Una conversación con el profesor nos va a facilitar muchos más detalles relevantes sobre cómo es el aprendizaje del niño en las diversas materias. Puede explicarnos qué es lo que le ha costado más aprender y qué es necesario repasar. De esta manera conoceremos las estrategias más eficaces de aprendizaje que ha utilizado para poder ayudarle en casa.

Lo que siempre se debe repasar

• Reforzar la lecto-escritura será útil para el curso próximo. La lectura, la escritura y la ortografía serán herramientas necesarias que hay que ir perfeccionando a lo largo de todo el período escolar.

• El cálculo mental y las operaciones básicas matemáticas (suma, resta, división y multiplicación) serán la base de un buen nivel académico para los cursos superiores.

• También será necesario repasar los idiomas aprendidos durante este año para mantener el nivel conseguido durante el curso escolar.
¿Cómo conseguir que repase en verano?

Ante todo, motivándole. Pero, ¿cómo le explicamos que tiene que repasar algunas materias, a pesar de que las notas han sido buenas? Motivándole a aprender.

Una vez que se le ha dejado descansar durante un período de tiempo, se le organizará un horario para que todos los días pueda repasar durante dos horas aproximadamente.

Para conseguir que el niño esté motivado debemos innovar en sus herramientas de aprendizaje. Por eso será necesario conseguirle materiales educativos diferentes e innovadores.

El niño podrá elegir sus propios libros de lectura. Nosotros nos encargaremos de supervisar el contenido y asegurarnos de que le gustarán y le mantendrán entretenido.

Otra manera de motivarles es a través del ordenador. Una nueva forma de aprender y repasar lo aprendido durante todo el curso, pero en un formato diferente.

Y por último, el niño también podrá repasar a través de juegos. Existen gran variedad de juegos educativos indicados para reforzar determinados aspectos importantes de cada materia.

En definitiva, el verano es un período de tiempo muy largo en el que el niño está desconectado totalmente de todos sus hábitos de estudio y estrategias de aprendizaje. Este es momento más indicado para repasar y poner al día materias que le han costado más trabajo aprender durante el curso y afianzar conocimientos básicos escolares.

Juegos y actividades para leer y mejorar en matemáticas este verano sin estudiar

Evitar la situación de olvido o vacío de aprendizaje es especialmente importante en el caso de las matemáticas.

Respecto a la lectura, hay estudios que revelan que los niños que no leen en verano tienen un peor rendimiento académico durante el año, que los que sí lo hacen.

Mantener una mente “matemática” y “lectora” activa durante el verano es posible si seguimos unos sencillos consejos. Podemos planificar un repaso, y estimular a los niños con juegos y actividades que construyan y refuercen sus habilidades en matemáticas y lenguaje.

6 Consejos para que los niños lean este verano:

• Darles libros con sus personajes favoritos: Aprovechar los libros con los dibujos animados o personajes favoritos es una forma de enganchar hasta los niños más reacios.

• Fomentar un nuevo interés: Comprarle libros sobre algún tema que le guste al niño, y motivarle a aprender más buscando más información en la red o en una biblioteca municipal.

• Leer revistas infantiles: Existen muchas revistas dirigidas a los niños, con temas, juegos y actividades que interesan a los niños y les animan a leer.

• Escribir cuentos y leerlos a la familia: ¡Anímale a escribir cuentos! Los niños sienten una sensación de orgullo cuando muestran sus destrezas lectoras y creativas a sus familiares cercanos. Además al hablar sobre su creación estamos fomentando la comunicación en familia. Otra opción es que los niños lean a los hermanos más pequeños, o a sus abuelos y hacerles compañía.

• Escribir un resumen: Puedes buscarle información o algún artículo dirigido a los niños y proponerle que escriba un resumen. En este caso además de fomentar la lectura, hace un ejercicio de comprensión y síntesis que le enseña a expresarse mejor.

• Juegos educativos: Los niños pueden aprender con juegos y ejercicios que les retan y estimulan la afición por la lectura, con libros normales o multimedia que desarrollan sus habilidades literarias, de comprensión lectora, vocabulario, palabras, y también ortografía.


6 Consejos para reforzar las capacidades matemáticas:

• Aprendiendo a contar hasta 100: Los niños pequeños tienen dificultades para comprender el concepto de 100. Para ayudarle dile que coleccione cantidades de 100 de diferentes cosas (conchas, piedras blancas, pepitas de la sandía o garbanzos) y que haga montoncitos de 5 en 5, o de 10 en 10. Luego puedes hacer operaciones matemáticas de suma y resta ¿y si quitamos 23 cuántas te quedan? Todo dependiendo de su nivel de comprensión.

• Haz la compra: Dale la publicidad del supermercado y asígnale un presupuesto de 100 o 200 € para hacer una compra ficticia. Le puedes decir que quieres la mitad de los yogures, o el doble de queso. Así hace las mismas operaciones de matemáticas ¡con cosas de la vida real!

• Codificar mensajes: Si asignas un número a cada letra del abecedario, puedes escribir mensajes que necesitarán de mucha actividad mental en el niño. Ya que los mensajes no serán sólo de asignación de números a letras, sino que puedes utilizar operaciones matemáticas que den un número que se corresponda con la letra. Si no hace las operaciones, no sabrá qué le quieres decir y ¡a lo mejor se pierde algo importante!

• Dar cambio: Puedes jugar a este juego que además ayudará al niño en su vida diaria. Dale un monedero o una cajita con monedas de diferente valor. Puedes jugar como si estuvierais en la compra. Él va a comprar y tiene que pagar, o al contrario, tú compras y te tiene que dar cambio.

• Sumar las matrículas de los coches: Tanto si vais de paseo como al viajar en coche se pueden hacer operaciones matemáticas con las matrículas de los coches. Y a partir de una cantidad empezar a hacer operaciones mentales, preguntándole ¿y si le quito 4? ¿Y si ahora le sumo 14? Y ¿si lo multiplico por 3? La dificultad de las operaciones dependerá de la edad del niño.

• Juegos educativos: Diseñados específicamente para reforzar jugando lo aprendido durante el año. Además si son en CD los niños se acostumbran a familiarizarse con el ordenador.

Ayúdale a planificar sus semanas de vacaciones y poner un horario en el que deberá de hacer sus actividades para no olvidar lo aprendido y aprovechar más el verano. Recuerda que además eres su modelo y que aparte de descansar puedes aprovechar el verano para leer más, aprender algo, realizar alguna actividad. Si te ven motivados por aprender, ellos querrán hacer lo mismo que tú.
Redacción: Educakids. www.educakids.com

No hay comentarios: